Cosas que hay que saber del kéfir

Hola! Debido a que últimamente estoy dando bastante kéfir, y a pesar de tener mi examen la semana que viene, he decidió volver de forma excepcional para contaros algunas cosillas. Ya os hable en esta entrada de que había recibido el kéfir, introduciéndoos en sus propiedades. Aquí os comenté cómo reactivarlo.

Hoy os voy a hablar de algunas cositas que son necesarias saber sobre el kéfir, por si os habéis decidido a cultivarlo. Todas ellas las he leído en diversas páginas de internet, con lo que la fiabilidad es la que tienen, no más. Igualmente no hay nada perjudicial en ellas.

–       Debes utilizar leche no tratada con antibióticos, pues pueden dañar las bacterias de tu kéfir.

–       El kéfir es un alimento probiótico.

–       El kéfir de 24 horas es algo laxante, y el de 48 astringente.

–       El kéfir es inmortal siempre que se cuide.

–       Los gránulos más grandes hacen el producto más amargo, con lo que es aconsejable utilizar los gránulos más pequeños.

–       La leche kefirada contiene hasta un 1% de alcohol.

–       Lo ideal es utilizar leche entera, aunque puedes usar desnatada o semidesnatada.

–       Es preferible no utilizar materiales metálicos, especialmente aluminio, pues parece ser que desprenden partículas con la acidez del kéfir.

–       Hay que lavar el kéfir una vez cada una o dos semanas más o menos, preferiblemente con agua de botella o manantial.

–       El kéfir lo debes guardar en un lugar seco y sin luz. Hay quien dice que hay que taparlo herméticamente, y otros simplemente con una servilleta… como prefieras. Pero es aconsejable dejar un espacio libre entre la “tapadera” y la leche, pues el kéfir al fermentar produce gases.

–       Puedes guardar el kéfir si no lo vas a usar durante un tiempo. En otra entrada explicaré cómo.

–       No es aconsejable mezclar el kéfir con proteínas, grasas o azúcar, y sí con vegetales, frutas o cereales.

–       La temperatura ideal para que el kéfir fermente son 20ºC. Con más temperatura se acelera el proceso, y se ralentiza con menos.

–       La cantidad aproximada de nódulos es unos 10 gr por 250 ml de leche. Pero es orientativo, y todo depende si lo quieres más o menos espeso, o más o menos fuerte.

–       Como regla general pueden tomarlo las personas con intolerancia a la lactosa, o que la leche le siente mal.

–       Las propiedades el kéfir desaparecen si este hierve.

 

Además, en esta página podéis encontrar muchísima información sobre el kéfir. Aquí.

Anuncios

Reactivas el Kéfir

Kéfir tras un día en leche

Hola! Ya os hable en esta entrada de que había recibido el kéfir, introduciéndoos en sus propiedades.

Yo lo recibí sequito, por lo que hay que reactivarlo (podéis ver la foto del kéfir seco en la entrada que os he dicho antes). El tiempo de reactivación dependerá del tiempo en que el kéfir haya estado seco (si es por menos de 6 meses, puede tardar 5 días o menos, y si es por más, hasta 10 días).

El procedimiento para reactivarlo es sencillo: ponerlo en su medio.  En un principio lo pones en un frasquito de cristal y lo cubres con un poquito de leche (lo suficiente para que no sobresalga nada) y lo dejas en un armario, tapadito con un trapo o servilleta. A las doce horas lo cuelas – no utilices utensilios de metal- , tiras la leche (no te la tomes) y vuelves a repetir el proceso hasta que ves el cultivo sano, con su aspecto esponjoso. Entonces puedes empezar a disfrutar de tu kéfir, y dejarlo en leche de 24 a 48 horas.

¡Besitos!

Ah, y no olvidéis que si alguien quiere, podéis ver en la entrada “Regalo Kéfir” cómo pedirmelo.

Kéfir tras dos días

Ya estoy cultivando Kéfir

Hola. ¡Por fin me ha llegado mi kéfir! ¿Sabéis lo que es? El kéfir es un nódulo (mezcla de bacterias y levaduras) parecido a la coliflor que fermenta la leche. Bueno, la leche o el agua, pues podemos encontrar kéfir de leche o de agua (el que me ha llegado es de leche).

En cuanto a su preparación se introduce en un tarro el kéfir y la leche durante 24 – 36 horas y voilá, ya tienes tu preparado.

El kéfir hay que “alimentarlo” diariamente, pues si no muere. Aunque hay varias forma de conservarlo cuando no quieres utilizarlo (congelado, seco, en agua…).

Asimismo el kéfir no para de crecer, con lo que normalmente se recorta y se regala el sobrante. Es por eso de la tradición “solidaria” del kéfir…. Este se regala. De hecho en internet hay páginas donde encuentras donantes de kéfir, que te lo dan o bien húmedo (si estas en la misma ciudad) o bien seco (para poder enviarlo por correo).

Aquí os dejo la página donde yo lo he conseguido, y aquí otra donde también me lo ofrecieron, pero ya teína este.

Yo lo he conseguido deshidratado, ahora tengo que hidratarlo para que empiece a funcionar. Os iré comentando en sucesivas entradas todo el proceso, así como recetas con kéfir y mis impresiones.

Yo lo conocía por sus beneficios para el sistema gastrointestinal, pero navegando por internet he descubierto que tiene muchas propiedades, entre otras:

 

      Aumenta la secreción de los jugos digestivos, favorece como consecuencia la digestión, estimula el peristaltismo, sin generar gases ni dolores, indicado en la úlcera de estómago, colitis ulcerosa, estreñimiento e intolerancia gástrica.

      Se aconseja para infecciones de la piel como eccema, micosis o soriasis.

      El kéfir de 24 horas funciona como laxante y el de 36 como astringente.

      Reduce la ansiedad (tomando un litro al día).

      Reduce el colesterol y fortalece las defensas.

Os animó que investiguéis sobre él.

Y como la filosofía del kéfir es compartirlo, yo en cuanto empiece a crecer lo iré cortando y lo compartiré. Así que aquellos a los que os interese podéis decírmelo en ladyboop@gmx.es, y en cuanto empiece a tener kéfir os lo enviaré. Podéis leer las condiciones del envío en la pestaña superior que pone “Regalo kéfir”.

Kéfir deshidratado

Mejor calificado

Estadísticas

  • 161,569 hits

Eres la visita número

octubre 2017
L M X J V S D
« Oct    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
A %d blogueros les gusta esto: